Lineage 2: Revolution es un spin-off móvil de Lineage 2, un MMORPG para Windows. Este juego se promociona a sí mismo como una versión móvil de Lineage 2, con una campaña en expansión y un mundo masivo para explorar, mazmorras épicas para luchar con amigos y un escenario de batallas para mostrar tus habilidades.

Tendrías que haber vivido en una cueva para no haber visto ningún anuncio de Lineage 2: Revolution. Recibió un gran impulso publicitario cuando se lanzó a fines del año pasado, que incluía una serie de anuncios en los que aparecía el gracioso conductor Conan O’Brien que ofrecía algunas buenas risas, pero ofrecía escasos detalles sobre el juego en sí.

El primer capítulo del juego tiene lugar en “East Talking Island” y tarda varias horas en completarse. El primer capítulo esencialmente actúa como un tutorial, que le enseña a navegar por los diversos menús, cómo subir de nivel a su personaje y actualizar su equipo, y se prolonga durante lo que parece una eternidad.

Lineage 2: Revolution literalmente te permite automatizar aventuras, que es la mecánica básica en el juego y esencialmente lo único que harás en las primeras 5 horas que juegues mientras subes de nivel a tu personaje. “Auto-questing” es una de las primeras características introducidas en el juego y probablemente te hará sentir algo: que este juego es una rutina brutal e interminable.

Este es mi personaje 😉

Y es que necesitas subir de nivel continuamente a tu personaje para desbloquear modos más interesantes, como batallas entre personas e incursiones en mazmorras.
El juego esencialmente se jugará con características que incluyen “Auto-Questing” y “Auto-Equiping”.

Pero algo es cierto, sería poco inteligente de tu parte ponerte a controlar realmente a tu personaje, porque el juego se auto-juega de una manera excelente, automáticamente usando todas las habilidades y pociones de tu personaje según sea necesario para mantener a tu guerrero en la lucha. Por supuesto, siempre tendrás la opción de hacerte cargo de los controles cuando quieras, pero ¿por qué lo harías? La única forma de que pierdas jugando a Lineage 2: Revolution es debido a un error humano, por lo que es mucho más eficiente dejar que el juego se controle automáticamente mientras te preparas un bocadillo, haces los quehaceres de la casa que has estado posponiendo, o presentes tus impuestos. E incluso puedes realizar tareas internas en el juego mientras tu luchador trabaja como mejorar items, pociones o compras.

Se supone que parte de la diversión aquí es hacer equipo con amigos en una fiesta o clan y trabajar juntos, pero eso no niega el hecho de que el juego todavía está al 100% completando misiones y actualizando a tu personaje. Lo llaman un MMORPG, pero se siente más como un juego de “clicker” donde ocasionalmente tocas la pantalla para hacer que las cosas sucedan y luego espera a que llegue el botín.

El mundo parece ser bastante masivo, los gráficos son realmente impresionantes para dispositivos móviles, y estoy seguro de que podría haber un montón de cosas interesantes para disfrutar mientras avanzas en el juego y maximizas el nivel de tu personaje, todo sin gastar dinero en las compras integradas disponibles, pero ¿con qué fin?

Escucha, si eres adicto a los juegos que te obligan a avanzar constantemente hacia un viaje interminable para mejorar tu personaje y tu equipo, entonces Lineage 2: Revolution podría valer la pena perder tu tiempo. Definitivamente deberías jugar este juego pues sólo se necesitan unas 6 horas para completar el tutorial, pero no te preocupes: el juego se jugará solo. Luego, cuando alcances un nivel lo suficientemente alto, ¡pueden unirte a un clan y pasarla genial. OJO: el juego lleva ya unos meses funcionando y existen jugadores MUY avanzados por lo que al entrar te sentirás como una hormiga en una convención de elefantes, pero no te abrumes, poco a poco irás creciendo para alcanzar a los mejores.

Dejar una respuesta