Por: MemoMoreno

The Boring Company, empresa fundada por uno de los genios tecnológicos de nuestros tiempos: Elon Musk, ahora acepta pre-ordenes para un gadget muy peculiar: un Lanzallamas personal. Solo cuesta $500usd y sí, es bastante cool:

No está claro cuántas compañías tratará de venderlo, pero si te pone nervioso este aparato, también hay un extintor de incendios de $30 a la venta brandeado por supuesto con los logos de The Boring Company.

The Boring Company Flamethrower from The Boring Company on Vimeo.

El CEO de SpaceX, Tesla y Boring Company, Elon Musk, es conocido por hacer promesas audaces sobre los plazos que a menudo no puede cumplir. Es por eso que este del pasado diciembre sonó más como un titular muy llamativo: “Después venderemos 50,000 gorros brandeados por The Boring Company, también comenzaremos a vender el lanzallamas de The Boring Company”. Y como si se tratáse de una premonición, en Nochebuena, después de vender dichos 50,000 gorros, Elon Musk tuiteó que los lanzallamas vendrían “¡pronto!”

Marca esto como una de las promesas que Elon cumple, al parecer, porque parece que el lanzallamas de la Compañía Aburrida está aquí, y ya ha vendido más de 7,000 piezas ganando con ello unos $4 millones de dólares. The Boring Company está vendiendo cada pieza por $500usd (más impuestos), y Musk ha estado twitteando hitos a medida que han llegado.

Musk vendió 1,000 unidades en las primeras tres horas entre la noche del 27 de enero y las primeras horas del 28, según sus tweets. Vendió otras 2.000 durante el día, y ese número llegó a 7.000 por la madrugada. Al ritmo que están vendiendo, es seguro asumir que Musk ha eliminado la marca de los 8,000 lanzallamas. Musk está vendiendo un total de 20,000 lanzallamas.

Así es como el mismo Elon Musk hace una demo de su curioso aparato:

“No hagas esto. Quiero dejar claro que un lanzallamas es una idea súper terrible. Definitivamente no compres uno. A menos que te guste pasártelo bien”

Es cierto que no es un lanzallamas convencional con un alto poder destructor, puesto que la llama no es de grandes dimensiones, pero sigue siendo un artefacto que expulsa fuego, con todo lo que eso conlleva. Más preocupante aún es la manera de presentarlo, encendiéndolo frente a enorme póster del planeta Tierra y corriendo con él hacia la persona que le está grabando. Más tarde, bromeaba en su cuenta de Twitter asegurando que no estaba creando un apocalipsis zombie para así aumentar las ventas del lanzallamas.

Por supuesto, las críticas no han tardado en hacerse eco en las redes sociales, preguntándose por las razones para aplaudir a Musk en esta ocasión. Si el mundo puede ser un lugar mejor gracias a su trabajo en otros campos, resulta evidente que poner a la venta un arma y promocionarlo ante millones de personas gracias a su influencia como figura pública no casa demasiado dentro de los ideales que intenta expresar.

Pero lo verdaderamente preocupante no es que un “juguete” se venda a través de su página web. Porque quizá el lanzallamas de Musk no sea el desencadenante de un Apocalipsis a nivel mundial, pero el peso de esta acción recae en la trivialización de las armas a través de una compañía que se dedica a crear medios de transporte futuristas, dirigida por una persona que, supuestamente, busca el avance y el progreso a escala mundial.

Más información aquí.

Dejar una respuesta