La vuelta de Nokia ha sido aplaudida por muchos entre los que nos incluimos, pero también es cierto que se echa en falta un dispositivo de gama alta destinado a competir con los LG G6 o Galaxy S8. Ahora la filtración es mucho mayor aunque el diseño no se confirma del todo al tener una carcasa azul que está pensada exactamente para eso.

La pantalla tendrá 5.3 pulgadas y contará con una resolución QHD de 2.560×1.440 px según se ve en los benchmarks filtrados, que también confirman que tiene una memoria RAM de 4 GB y una memoria interna de 64 GB.

La interfaz está basada en Android 7.1.1 Nougat y no hay mucha personalización, aunque el launcher recuerda a los Google Pixel. También tiene un sensor de huellas en la parte frontal, que no se pulsa físicamente y hace de botón Home simplemente tocándolo. En los lados del mismo tenemos los dos botones hápticos. Esta configuración es la misma que tiene el Xiaomi Mi 6.

 

Este modelo confirma la presencia de una doble cámara, y mantiene el puerto USB Tipo C y el jack de auriculares 3.5 mm. El procesador será el Snapdragon 835, deducido de su nombre en clave, el MSM8998.

Sólo nos queda esperar al lanzamiento oficial para conocer precios y líneas de distribución.

Dejar una respuesta