La realidad virtual puede ser una forma legítima de proporcionar a las personas experiencias novedosas, pero sigue siendo todo un mundo virtual que carece de sensación táctil. Una hora en realidad virtual es como nadar en un tanque de privación sensorial. Puede esquivar todas las balas y golpear a todos los malos o hacer algo tan simple como conducir un automóvil, pero todavía no se siente bien.

Pues a los ingenieros de Microsoft Research se les han ocurrido soluciones súper divertidas para el mayor problema de la realidad virtual: la falta de retroalimentación en el mundo real. En una publicación de blog publicada la semana pasada, Microsoft detalló cuatro métodos experimentales diferentes para entregar retroalimentación háptica, incluyendo un bastón que permitiría a las personas con discapacidad visual “ver” en realidad virtual, y una garra (simplemente llamada CLAW) que permite a los usuarios interactuar con y sentir objetos en el mundo virtual.

The Claw permite que un solo dedo sienta las cosas con las que interactúa en realidad virtual mediante una combinación de servomotores, sensores de fuerza y, tal vez, el más frío, un actuador de bobina móvil. El actuador de la bobina de voz se coloca debajo de la yema del dedo y vibra para reproducir la sensación que se produce al pasar el dedo por un objeto áspero. Los sensores de fuerza y ​​otros motores se utilizan para que su dedo experimente la sensación de apretar cosas blanditas o “sentir” la forma de los objetos. También hay un modo para darle retroalimentación de la fuerza y ​​reproducir la sensación de disparar un arma de fuego.

 

Haptic Links está diseñado para proporcionar retroalimentación táctil y unir dos controladores usando un enlace físico real entre los dos controladores (ver arriba). Esto le permite replicar la sensación de controlar un automóvil o una motocicleta, o incluso un trombón, con los dos controladores reaccionando entre sí como si fuesen físicamente un solo objeto. Pero el video pasa mucho tiempo enfocado en cómo puedes usar Haptic Links para disparar un arco y una flecha, o pasar de la sensación de weilding dual pisols a rockear una escopeta de acción de bombeo.

No todos los proyectos que Microsoft mostró se centraron en la violencia virtual. El Revólver háptico incorpora una rueda pequeña que gira para que la textura correspondiente en el mundo virtual siempre esté justo debajo de ti en el mundo real. Si está buscando una carta de juego, rotaría con los dedos, luego la rueda se movería hasta sentir como su mano patinaba sobre la superficie de la mesa. Es el único proyecto que se siente más como una prueba de concepto que algo que podría convertirse en un producto en el futuro cercano.

Al menos, a diferencia de The Claw, no pretende replicar los elementos más agotadores del estilo de vida del héroe de acción. Sin embargo, ambos están tropezando con una nueva pregunta potencial en el diseño de juegos de realidad virtual. En la búsqueda de hacer los videojuegos más realistas, ¿dónde trazas la línea entre creer y la realidad dolorosa? estos proyectos muestran que hay formas potencialmente más realistas de interactuar con el mundo virtual.

Dejar una respuesta