Luego de la masiva violación de datos en Uber Technologies Inc., misma que no sucedió bajo la supervisión de su nuevo presidente ejecutivo, pasaron más de dos meses antes de notificar a los clientes y conductores afectados del incidente.

El CEO Dara Khosrowshahi se enteró del hackeo, que según Uber, sucedió en octubre de 2016 y afectó a unas 57 millones de cuentas, unas dos semanas después de que asumió oficialmente el mando el 5 de septiembre, dijo una de las personas. El Sr. Khosrowshahi dijo que inmediatamente ordenó una investigación, que quería completar antes de hacer el asunto público.

Sin embargo, a un año de haber sucedido, hace aproximadamente tres semanas, Uber reveló la investigación y las líneas generales de la violación de datos a SoftBank Group Corp., quienes están considerando una inversión de miles de millones de dólares en la compañía de viajes. De acuerdo a The WallStreet Journal, los funcionarios de Uber, incluido su director de seguridad, sabían en el momento de la violación que se había accedido a la información personal, a pesar de ello,  Uber informó a los clientes y conductores el martes pasado.

El gerente general de Uber, Dara Khosrowshahi, que se presentó en una reunión en Brasil el mes pasado, se enteró de la filtración de datos unas dos semanas después de que asumió oficialmente el mando el 5 de septiembre, comentaron fuentes cercanas.

Dara Khosrowshahi, Actual CEO de UBER.

Uber tuvo que realizar múltiples entrevistas con empleados y otras personas, así como también revisar cuentas, para determinar cuántos clientes y conductores se vieron afectados. La compañía reveló la violación al público solo después de que podría poner un número firme sobre cuántas cuentas se vieron afectadas y cortó las relaciones con dos ejecutivos que dijeron que manejaron mal la violación.

Uber reveló el martes que pagó a los piratas informáticos 100.000 dólares para destruir los datos robados y decidió no informar a los consumidores o a las autoridades. Esas acciones ocurrieron bajo su ex presidente ejecutivo, Travis Kalanick, quien renunció como gerente general en junio de este mismo año y de acuerdo con el medio WSJ, el entonces presidente  de Uber, se enteró del ataque en noviembre de 2016 y autorizó el pago.

Varios departamentos, junto con la Comisión Federal de Comercio y al menos tres agencias gubernamentales europeas, abrieron consultas esta semana sobre por qué Uber tardó más de un año en divulgar la violación. Uber dice que está cooperando con varias oficinas gubernamentales para discutir el asunto. Sin embargo, no está claro qué sanciones podrían enfrentar, en caso de haberlas.

 

Vía WSJ.

Dejar una respuesta