Por: MemoMoreno

Como si se tratara de una máquina del tiempo, Nintendo nos regresó a los años 80 con el lanzamiento de una edición especial (y muy limitada) de su consola NES, con ventas totales y un gran empuje a la marca quien ahora no dejará pasar este revuelo de lo “vintage” transportándonos a los años 90 con la nueva Super Nintendo Entertainment System Classic Edition.

Ahora, esa consola está casi lista para llegar al mercado y Nintendo promete que va a compensar las deficiencias del original. La compañía espera enviar “muchas más piezas” de la nueva consola que del NES. Y esperamos que así sea pues ha sido un mal recuerdo para muchos amantes de la marca el haberse quedado sin poseer una de ellas.

Si eres de los pocos afortunados que han jugado con la NES Classic, sabrás qué esperar de la edición clásica de SNES. Es una pequeña réplica de la original Super Nintendo, y atrapa todos los ganchos nostálgicos adecuados. Las dimensiones son perfectas, los colores son spot on, y los botones de encendido y reinicio no sólo funcionan, sino que se sienten casi idénticos a los respectivos click y táctilidad elástica de los originales. Por su cuenta, es un juguete de escritorio encantador, pero en realidad presiona el botón de encendido, y la magia sucede: 21 de los mejores juegos de 16 bits de Nintendo se canaliza directamente a su TV a través de HDMI.

La experiencia es más o menos la misma que con el predecesor de 8 bits del SNES Classic – ofreciendo a los jugadores un carrusel horizontal de cada juego. De hecho, es casi idéntico, ofreciendo la misma interfaz debajo de un tema de Super Nintendo. Sin embargo, hay algunos extras en esta versión pues al seleccionar las opciones, los jugadores pueden elegir entre los modos de filtro CRT, 4: 3 y Pixel Perfect y también ahora puede elegir varios marcos para vestir el espacio de pantalla no utilizado que rodea su juego. Usted puede flanquear su sesión de La leyenda de Zelda: Un enlace al pasado con una chapa de madera o una paleta de colores pastel, o la etapa de un juego de Super Mario World entre un conjunto de cortinas de teatro.

Al igual que la edición original de Nintendo Classic, no parece haber una forma de cargar nuevos juegos en el SNES en miniatura, pero para la mayoría de los jugadores, hay al menos una experiencia que no han jugado antes: Star Fox 2, secuela del Star Fox original que estaba casi terminada antes de ser cancelada y que nunca vió un lanzamiento oficial convirtiendo a la nueva consola de Nintendo en la plataforma exclusiva para una historia de videojuegos juegos extremadamente rara y por lo tanto de colección.

Fuente: Engadget

Dejar una respuesta