La famosa empresa Ford creó revuelo el pasado mes de Abril al anunciar que dejaría de producir automóviles a excepción del icónico Mustang, y se dedicaría a producir camionetas, camiones y otros vehículos grandes en los Estados Unidos, pero hay otro gran cambio en la compañía y es el cambio a la electrificación.

Ford se está ajustando a un mundo automotriz que últimamente está muy cambiante. Eso significa dejar de producir vehículos que ya no se venden tanto como antes, como los autos compactos y asegurarse de que su nueva alineación sea eléctrica.

Alejarse de los automóviles y al mismo tiempo volverse eléctrico puede parecer contradictorio en términos económicos pues se necesita más energía para mover todo ese peso extra, pero las camionetas y camiones ofrecen más espacio de batería y los consumidores han demostrado últimamente que prefieren vehículos más grandes.

El movimiento hacia la electrificación también es impulsado por los consumidores, gracias a los avances en la tecnología EV. “Cuando se trataba de autos de cumplimiento normativo, Ford Focus Electric no tiene ningún problema. Se ejecuta bien. Pero no es demasiado emocionante”, dijo.

Esta nueva dirección y emoción sobre los vehículos electrificados es un poco imprevisible a partir de 2016, cuando el ex CEO Mark Fields compartió su preocupación de que las ventas de autos eléctricos aún eran bajas. Eso a pesar de las pre-ordenes que tuvo la empresa Tesla con su Model 3 llegando a más de 300,000 unidades.

Sin embargo, hay un nuevo CEO a la cabeza que está ajustando la forma en que la compañía opera de principio a fin para este plan de electrificación pues entrar en el terreno de los coches eléctricos ya no se trata de una división pequeña o un programa de prueba, sino que ahora será la organización completa que se moverá hacia un objetivo único para llevar vehículos eléctricos a las calles.

Dejar una respuesta