Si, en nuestro querido México tenemos muy bellas tradiciones, pero algunas de ellas resultan barbáricas para los animales, tal es el caso de los cuetes (pirotecnia), que año tras año son el terror de nuestras más queridas mascotas, causando estrés, depresión y en algunos casos la muerte por diversos factores.

Y es que debemos saber que los perros tienen un rango de audición mucho más amplio que los humanos, y los ruidos que no nos molestan pueden causarles una gran molestia. Para ayudarlos potencialmente, Ford ha desarrollado un prototipo de casa para perros con cancelación de ruido que, según afirman, está inspirada en la tecnología de control de ruido introducida en su vehículo Edge SUV para suavizar los ruidos del motor y la transmisión.

Cuando los micrófonos dentro de la perrera detectan el sonido de los fuegos artificiales, un sistema de audio incorporado envía frecuencias opuestas que Ford afirma que reducen o cancelan significativamente la cacofonía. La casita también está construida con corcho de alta densidad para silenciar aún más los ruidos externos.

La perrera de cancelación de ruido no está actualmente disponible para la venta, pero Ford dice que “es la primera de una serie de iniciativas, llamadas intervenciones, que aplica el conocimiento automotriz para ayudar a resolver los problemas cotidianos”.

Espere os que Ford haga realidad este prototipo y lo lance en países como el nuestro donde este es un problema recurrente.

Dejar una respuesta