Por: MemoMoreno

Un año entero después del primer anuncio del “Project Scorpio” en su último evento de E3, Microsoft finalmente mostró al público su nueva consola, ahora se llama Xbox One X, una consola que cuyas características de hardware, y prestaciones adicionales como la compatibilidad con juegos de consolas pasadas y su poder de procesamiento la convierten en “la consola de juegos más potente hasta la fecha”, lo sentimos Sony, es la realidad.

Posee un diseño bastante minimalista e, impresionante, “el más pequeño de Xbox, nunca”, según la compañía. La nueva consola, tal como se anuncia, es capaz de reproducir juegos con resolución 4K a 60 cuadros por segundo y Alto Rango Dinámico o HDR así como un sonido premium Dolby Atmos, manteniendo el deseo de Microsoft de ofrecer una experiencia de entretenimiento en vivo, en lugar de simplemente una máquina de juego. Soporte para discos Blue Ray UHD y servicios de streaming en 4K como Netflix o Amazon.

Por supuesto la “nueva consola” podría estar exagerando un poco las cosas. Tenga en cuenta que la Xbox One está a medio camino de su ciclo de vida (la Xbox 360 estaba destinada a vivir por unos ocho años antes de que su sucesora fuera lanzada), pero Microsoft todavía necesitaba mantenerse al día con los tiempos, después de la PlayStation Pro llegó con 4K y soporte para VR. Pero en lugar de apresurarse a la próxima generación, Microsoft ha decidido lanzar una versión potenciada de la Xbox ONE.

En Memoria RAM no tenemos faltas, esta consola ofrece 12 GB GDDR5, junto con un muy amplio ancho de banda de 326GB/s y además capacidades de almacenamiento interno de hasta 2TB. Esto es, como se anuncia, un sistema extremadamente potente, y Microsoft ha seguido un camino hacia la eliminación de cuello de botella entre los gráficos y el procesador. Todas esas entrañas de alta potencia serán refrigeradas por un sistema de enfriamiento líquido que usará un sistema de cámara de vapor que normalmente se encuentran en un servidor. Todo esto nos llega a ofrecer en conjunto hasta 6 Teraflops de potencia gráfica.

La compañía señaló que la consola es capaz de algo llamado “supersampling”, lo que significa que los usuarios no necesitarán una TV 4K para aprovechar la nueva calidad de video, sino que explotará al máximo las capacidades de la TV ofreciendo más calidad aún cuanto esta sólo sea FullHD.

Otro de los anuncios más importante en el lanzamiento fue que el sistema será compatible con todos los juegos existentes de Xbox One junto con los accesorios todo esto lo hgará sin necesidad de instalar ningún software adicional o parches al sistema. Por lo tanto, hay un montón de contenido para jugar al momento del lanzamiento.

La compañía también estará ayudando a los Desarrolladores a llevar actualizaciones de 4K a varios títulos de Xbox, incluyendo Gears of War 4, Forza Horizon 3, Instinto asesino, Halo Wars 2 y Minecraft.

De hecho, la compañía mostró 42 nuevos títulos en el evento E3 de hoy. Como lo puso en el escenario, cada uno trabajará con todos los miembros de la familia Xbox, aunque funcionarán “mejor” con Xbox One X.

Por ahora sólo conocemos su precio inicial que parte en los $499usd para el modelo de 500GB y sabemos también que llegará a los escaparates mundiales a finales de este año, justo para el regalo de Navidad.

Dejar una respuesta