Elon Musk parece haber cumplido su promesa de construir la mayor batería de iones de litio del mundo en un esfuerzo por ayudar a Australia del Sur con sus problemas energéticos paralizantes. «100 days from contract signature or it’s free», escribió Musk en ese momento, en un acuerdo negociado inicialmente a través de Twitter. Musk está muy adelantado en lo que respecta al cronograma (una rareza para Tesla), con el conjunto de baterías de 100MW para ser energizado y probado en los próximos días, según un comunicado de prensa del gobierno estatal local.

Tesla Powerpacks se han instalado y conectado en el parque eólico Hornsdale de Neoen, al norte de Adelaida, y se realizarán pruebas de esta batería para garantizar que se cumplan los requisitos normativos locales antes de que comience a funcionar el 1 de diciembre.

Cabe recordar que el sur de Australia sufrió un apagón el pasado mes de septiembre, lo que desató un debate nacional altamente politizado sobre la seguridad energética. El gobierno australiano culpó a la falta de energía renovable para cubrir el uso.

La granja de baterías de Musk almacena grandes cantidades de energía a partir de fuentes renovables como la eólica y la solar y la canaliza a la red cuando el uso es elevado.

Musk hizo su promesa en marzo en Twitter y la cuenta regresiva de 100 días comenzó a fines de septiembre después de que la compañía firmara un acuerdo con el gobierno de Australia. Musk esencialmente cumplió su promesa en aproximadamente dos meses (60 días), muy por debajo de la fecha límite de 100 días que se impuso a sí misma. La batería se estima que costará al menos $50 millones de dls.

Vía The Verge.

Dejar una respuesta