La nueva misión espacial comercial de la NASA liderada por SpaceX representa todo un hito en la historia de Estados Unidos, que ahora inicia una nueva etapa marcada por la participación de empresas privadas. Además del gobierno estadounidense, solo Rusia y China han logrado poner en órbita a un astronauta. A partir de ahora, tanto la empresa de Elon Musk como Boeing pasarán a ofrecer este servicio de transporte, tanto de carga como de seres humanos.

El lanzamiento, previsto para hoy miércoles 27 de mayo a las 16:33 pm hora de Estados Unidos, se llevará a cabo desde el cohete reutilizable Falcon 9 que despegará desde el Kennedy Space Center en Cabo Cañaveral, Florida .

Este vuelo histórico es realmente una prueba. Es el último gran hito para SpaceX como parte del Programa de tripulación comercial de la NASA. La iniciativa experimental encargó a las empresas privadas la creación de nuevas naves espaciales para la NASA que sean capaces de transportar astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional. La contribución de SpaceX al programa es una elegante cápsula con forma de goma llamada Crew Dragon. Si bien ha volado varias veces antes, la cápsula aún no ha llevado a las personas al espacio.

SpaceX está programado para lanzar sus primeros pasajeros al espacio, anunciando potencialmente una nueva era de vuelo espacial humano para los Estados Unidos. Será la primera vez en casi una década que las personas se lanzan a orbitar desde suelo estadounidense, y será la primera vez que un vehículo privado los lleve allí.

SERÁ LA PRIMERA VEZ EN CERCA DE UNA DECADA QUE LAS PERSONAS HAN LANZADO A ORBITAR DESDE EL SUELO AMERICANO


SpaceX pasó los últimos seis años llegando a este punto. El año pasado, la compañía realizó un ensayo general, lanzando con éxito el Crew Dragon a la estación sin una tripulación a bordo. La compañía también probó el sistema de escape de emergencia de la cápsula, confirmando que Crew Dragon puede llevar a las personas a un lugar seguro si algo sale mal durante el lanzamiento. Pero también hubo reveses que superar, incluyendo fallas en los cohetes y la explosión de una cápsula Crew Dragon durante una prueba en tierra el año pasado. SpaceX se ha recuperado desde entonces, refiriéndose a las fallas como «obsequios» que ayudaron a la compañía a crear un vehículo más seguro.

Ahora, es el momento de que el Dragón tenga una tripulación; los primeros dos pasajeros del vehículo son los veteranos astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley, quienes fueron asignados a esta misión en 2018. Después de dos años de entrenamiento para este vuelo con la NASA y SpaceX, están listos para ponerse los trajes espaciales personalizados de SpaceX y tomar sus asientos dentro de la cápsula.

SU IMPORTANCIA:
El 8 de julio de 2011 marcó el vuelo final del transbordador espacial de la NASA y la última vez que los astronautas se lanzaron a orbitar desde los Estados Unidos. Desde entonces, la NASA ha llevado a todos sus astronautas y socios internacionales a la estación espacial en la cápsula Soyuz de Rusia. El acuerdo le cuesta a la NASA alrededor de $ 80 millones de dólares por asiento, y ha sido la única opción de la agencia para llevar personas a la estación.

Para poner fin a su dependencia de otro país, la NASA trabajó con la industria privada para llevar los vuelos espaciales humanos a los Estados Unidos. Con el Programa de tripulación comercial, la NASA otorgó a dos compañías, SpaceX y Boeing, contratos para desarrollar sus propios vehículos que podrían transportar a los astronautas de la NASA a la estación espacial y viceversa. La NASA pagó a SpaceX $ 3.14 mil millones de dólares para desarrollar y volar el Crew Dragon, mientras que Boeing recibió $ 4.8 mil millones de dólares para desarrollar y volar el CST-100 Starliner.

Una intensa rivalidad se formó entre las dos compañías a lo largo de los años. Ambos experimentaron numerosos retrasos técnicos y contratiempos en el camino, pero finalmente, SpaceX avanzó. El día de hoy, SpaceX se convertirá en la primera compañía privada en volar humanos en órbita.

 A diferencia de otras misiones, uno de los aspectos más llamativos de esta misión estuvo en el diseño de los trajes y la cápsula Crew Dragon; de hecho, los trajes que utilizarán los astronautas de la misión comercial de la NASA y SpaceX fueron diseñados por Jose Fernandez, un reconocido vestuarista de Hollywood responsable de los diseños de películas como X-Men, Capitán América, Batman y Wonder Woman.

EL LANZAMIENTO:
El cohete Falcon 9 de SpaceX despegará del sitio de lanzamiento de la compañía en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida. Conocido como el complejo de lanzamiento 39A, se han visto lanzamientos del transbordador espacial, así como cohetes Saturno V que enviaron humanos a la Luna. SpaceX comenzó a arrendar el complejo a la NASA en 2014 y transformó la plataforma de lanzamiento para soportar vuelos de los cohetes Falcon 9 y Falcon Heavy de la compañía.

Con los trajes de presión personalizados de SpaceX, los astronautas Behnken y Hurley comenzarán a llegar a la plataforma de lanzamiento alrededor de la 1 p.m. ET. Para hacer de esto un asunto de Elon Musk, los dos astronautas viajarán al sitio en un Tesla Model X blanco, adornado con varios logotipos de la NASA para una sinergia absoluta. Una vez en la plataforma, el dúo tomará un elevador cerca de la parte superior del cohete Falcon 9 y caminará por un pasillo suspendido conocido como el «brazo de acceso de la tripulación» a la entrada del Crew Dragon.

EL DOCKING:
Si todo sale según lo planeado, es un viaje rápido a la órbita de la Tierra para los dos astronautas. El cohete Falcon 9 liberará al Crew Dragon en la órbita baja de la Tierra aproximadamente 12 minutos después del despegue. El cohete luego regresará a la Tierra, donde está programado para aterrizar en un barco no tripulado en el Océano Atlántico.

Durante las próximas 19 horas, los astronautas orbitarán el planeta. Durante ese tiempo, el Crew Dragon elevará ligeramente su órbita al encender periódicamente sus motores para alcanzar a la Estación Espacial Internacional.

El Crew Dragon está diseñado para requerir un aporte mínimo de sus pasajeros, pero como se trata de una prueba, Hurley y Behnken volarán manualmente antes de llegar a la estación espacial. El plan es que Hurley tome el control justo después de que Crew Dragon llegue a la órbita, así como cuando se acerquen a la estación espacial. Usando una serie de sensores y cámaras, la cápsula volará hacia la ISS y se enganchará en un puerto de acoplamiento abierto.

Si el lanzamiento se lleva a cabo según lo planeado, el atraque debe realizarse a las 11:29 a.m. ET del jueves 28 de mayo.

EL REGRESO:
Una vez que se abra la escotilla del Dragón de la tripulación, Behnken y Hurley se unirán al astronauta de la NASA Chris Cassidy y a los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner en la EEI. Hurley dijo que Cassidy recientemente les envió un correo electrónico sobre su inminente reunión en el espacio.

Originalmente, la NASA planeaba mantener a los astronautas en la estación espacial por solo unas pocas semanas. Pero los planes cambiaron a medida que los retrasos en el Programa de tripulación comercial prolongaron el desarrollo de los vehículos SpaceX y Boeing. Se suponía que los primeros vuelos tripulados tendrían lugar en 2017, y con la expectativa de que estos vehículos estarían volando regularmente ahora, la NASA compró un número limitado de asientos en el cohete Soyuz de Rusia. Esos asientos comenzaron a agotarse, y ahora Cassidy tiene la tarea de todas las operaciones dirigidas por los estadounidenses en la estación espacial.

Para ver su transmisión en vivo, da click al canal de la NASA en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=h9o3ySjt0xk

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here